Blogs

Últimos posts sobre comunicación digital

12 de mayo de 2021
Publicado por Gustavo Parma

REDES SOCIALES

El vídeo en TikTok de la bofetada, la chispa de la crisis entre Israel y Palestina

TikTok, creada por la firma china de tecnología ByteDance, la app de redes sociales que permite grabar, editar y compartir videos cortos (de 15 a 60 segundos) en loop y con la posibilidad de añadir fondos musicales, efectos de sonido y filtros o efectos visuales, la chispa final.

Dos jóvenes atacaron a un judío ultraortodoxo en un tren de Jerusalén. (Foto: TikTok)



Atención a que TikTok ha sido la verdadera chispa que vuelve a poner como plenos protagonistas a Israel (con el poder y la influencia hoy de los judíos ultraortoxos de diferentes tendencias y grupos) y Palestina (un concepto transversal que trasciende a la Franja de Gaza y Cisjordania, la Autoridad Palestina y el grupo radical de Hamás).

Con una población de casi 9 millones de habitantes,​ la mayoría judíos, Israel es el único Estado judío del mundo.​ Es también el hogar de árabes musulmanes, cristianos, drusos y samaritanos, así como otros grupos religiosos y étnicos minoritarios.

Las características demográficas de Israel son monitoreadas por la Oficina Central de Estadísticas de Israel.

El Estado de Israel tiene una población precisa de 8.680.000 habitantes según el censo de mayo de 2017:

a) Un 74,7% son judíos.
b) Un 20,8% son árabes.
c) El 4,5% restante incluye a cristianos no árabes, musulmanes no árabes, y familiares de judíos no registrados como tales y residentes sin adscripción religiosa o étnica.

Según el CIA World Factbook, en 2014 vivían aproximadamente 385.900 colonos israelíes en asentamientos israelíes en Cisjordania, así como 201.200 en asentamientos en Jerusalén Este También hay unos 20.000 colonos israelíes en los Altos del Golán.

Durante más de un siglo, judíos y árabes han luchado por dominar la tierra entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.
Israel ha logrado una aplastantes derrotas sobre los palestinos y el sueño de Palestina desde que se creó como Estado en 1948. Pero aún no se puede declarar vencedor.

Atención además en esta crisis al nudo gordiano de Jerusalén

La santidad de la ciudad para cristianos, judíos y musulmanes no es solo una cuestión religiosa.

Los lugares sagrados cristianos, judíos y musulmanes (la metrópoli de las tres religiones) también son símbolos nacionales. En un puño están la Cúpula de la Roca (desde donde Mahoma subió al paraíso), la Mezquita Al Aqsa lña mezquita más grande de Jerusalén donde el 20 de julio de 1951 fue asesinado el rey Abdulá I de Jordania), el Muro de las Lamentaciones (lugar sagrado del judaísmo) y la Iglesia del Santo Sepulcro (donde para los cristianos el cuerpo de Jesús fue depositado antes de su resurrección).

Una de las chispas de los dramáticos momentos que vive ahora Israel han sido las amenazas de desalojar a los palestinos de sus hogares en el distrito de Sheikh Jarrah. Es un barrio palestino fuera de los muros de la Ciudad Vieja, con tierras y propiedades reclamadas por grupos de colonos judíos en los tribunales israelíes. Es más que una disputa por un puñado de hogares. Se produce después de años de sucesivos gobiernos israelíes que persiguen el objetivo estratégico de hacer que Jerusalén sea más judía.

El detonante final ahora ha estado además en la dura vigilancia israelí de los palestinos durante el Ramadán, que culminó con el uso de gas pimienta y granadas lacrimógenas dentro de la mezquita de Al Aqsa, el lugar más sagrado para los musulmanes después de La Meca y Medina.

Hamás respondió con un ultimátum a Israel para que retirara sus fuerzas del complejo de Al Aqsa y de Sheikh Jarrah, y luego lanzó por primera vez cohetes contra Jerusalén.

El vídeo de TikTok



Paralelamente está el video de TikTok como la segunda chispa que ha encendido odio, violencia y destrucción

Las imágenes de palestinos atacando a un judío ultraortodoxo en un tren de Jerusalén han desatado la peor escalada de violencia en años y arrojado luz sobre las características inéditas de la protesta árabe, impulsada por jóvenes sin afiliación política

Hace unas semanas, la policía israelí detuvo a dos jóvenes palestinos de 17 años por agredir físicamente a un judío ultraortodoxo en un tren de Jerusalén. Los atacantes publicaron el video del ataque en la plataforma TikTok y las imágenes se viralizaron.

A casi un mes del incidente, nadie esperaba que una publicación en una red social fuera capaz de desencadenar una nueva escalada de tensiones entre Israel y Palestina.

El adolescente que compartió el video en TikTok fue detenido el pasado 20 de abril en el paso fronterizo de Qalandiyah, en el norte de Jerusalén. Unas horas más tarde fue arrestado el segundo sospechoso.

El incidente rápidamente provocó un profundo rechazo e indignación. El ministro del Interior, Arye Dery, lo calificó como “chocante” y “antisemita”. El ministro de Transporte, Miri Regev, dijo que se sintió muy impactada por el video. El presidente, Reuven Rivlin, señaló en su cuenta de Twitter que “las perturbadoras imágenes de judíos siendo maltratados así, sin razón alguna, a plena luz del día, no deben ser normalizadas”, al tiempo que instó a las figuras públicas y a los líderes políticos árabes que condenaran la violencia.

El padre de uno de los adolescentes israelíes declaró a la emisora pública israelí Kan que su hijo de 14 años volvió a casa “disgustado, humillado y asustado” tras el incidente.

“Le dije a mi hijo que a partir de ahora no tomará el tren y nos aseguraremos de que alguien lo lleve. Hoy es una bofetada, mañana puede ser algo peor”, apuntó.

El ataque generó la respuesta de un grupo judío de extrema derecha conocido como Lehava, que encabezó una marcha en Jerusalén hasta la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja, al grito de “Árabes, fuera”.

En una columna de opinión en The New York Times, el periodista Thomas L. Friedman analizó el poder que actualmente tienen las redes sociales y cómo influyeron en el desencadenamiento de esta nueva escalada de violencia entre Israel y Palestina.

Advirtió del polémico y peligroso uso que le dan a TikTok los adolescentes palestinos. En sus videos se muestran desafiantes con los israelíes y con ánimos de enfrentarlos. Son jóvenes sin experiencia en política y desvinculados de toda organización presente en la Franja de Gaza o en Cisjordania.

Jack Khoury, experto en el conflicto árabe-israelí, señaló en el diario israelí Haaretz que el motor del lado palestino de la protesta “es el movimiento popular”, conformado “mayoritariamente por la generación más joven, que no espera a su liderazgo político, ni a la Autoridad Palestina, ni a los líderes árabes en Israel o en la Franja de Gaza”.

Atención a que en un momento tan delicado, las redes sociales exacerban violencia y odio en cotas insospechadas.